Amarte es vivir con el teléfono en mano esperando esa vibración que hace que me vibre el alma.

Es muchas veces no poder dormir extrañándote tanto.

Amarte ha sido siempre un tormento.

Ha sido caminar a ciegas, sin saber en qué momento vas a soltarme.

Es saber que mi amor está sentenciado al fracaso.

Amarte a sido mi peor condena, me olvide de mi por darte todo a ti, y sentir que nada era suficiente.

Amarte fue la peor forma de descubrir que antes de amar a alguien más debo amarme mucho más a mi misma.