Ataques de pánico

Descubrí que ese sentimiento de que me falta todo

El aire sentir que voy a morir

Es muy similar a lo que me pasaba contigo.

Aun por las noches los sufro,

Me falta el aire,

Se me va la vida

Pensando en ti;

Tratando de comprender

Porque me hiciste tanto daño

Porque lo permití

Y me pido perdón

Por haberte permitido

Destrozarme tanto

Vuelvo a respirar

Y me digo vas estar bien

Ya pasará…

Historia

Somos una historia tragica

Llena de capítulos tristes.

Se acabó casi la tinta y aun no se escribe

Un final feliz

Antes que deje de pintar

Quiero escribir uno especial para ti

si tú final feliz no es en mis brazos…

Que haya donde te abracen

Seas feliz que si tú lo eres yo lo estaré por ti.

Heridas

Otra vez no puedo dormir

No me hace bien estar aquí

Es encontrarme con un libro lleno de preguntas sin respuestas.

Es abrir una herida demasiado grande que sobrepasa mi fortaleza.

Es quedarme acurrucada a la orilla de mi cama

Abrazando un vació que el tiempo no cura, ni llena

Ya le pregunté mil veces a Dios porque a mi

Porque tú?

porqué nosotros?

Quien escribió este destino?

Cuál es la lección?

Ya me rompí, y no busco restaurarme busco armar un rompecabezas nuevo con las piezas que quedaron de lo que ayer fui.

Como se borra el dolor?

Ya perdone, me perdone!

lave mi herida

La llene de amor, pero a veces aun se rompe, sangra y me vuelve a doler.

Sigues en mis sueños

Llegaste a abrazarme en mis sueños

Trataba de hablarte de decirte todo lo que se me quedó pendiente.

No pude, mi garganta se cerró y solo pude abrazarte fuerte y darte un beso…

Otra vez desperté.

No voy a mentirme estás allí tan dentro como

La primera vez que me tocaste.

El tiempo no ayuda a olvidarte

O quizá es esta ciudad que ama el recuerdo de nuestro amor.

Le pido a Dios que me ayude a soltarte.

Quien soy?

Soy solo una tristeza

Que regala

Sonrisas.

Porque doy lo que no tengo?

Porque encuentro un propósito más grande que mi misma

Plantando un árbol

En una sombra bajo la cual nunca me voy a sentar.

El lado obscuro del amor

La crueldad que existe en Amar a alguien que ya habita en el azul de otro cielo. No sabes lo que realmente puede llegar a doler el amor hasta que te toca olvidar. Y la separación es solo el comienzo de la batalla por no ahogarte en sentimientos.

No hay nada más difícil que decir adiós, con los sentimientos a flor de piel. Dicen vive como si fuera el último momento. Por eso cada instante abrazaba tan fuerte, porque lo difícil no es la despedida sino las situaciones que te llevan a decir adiós. Esas noches que te dicen te amo y ya no puedes responder igual porque algo a cambiado, y te limitas a mirar con tristeza y sonreírle porque sabes que estás en un callejón y la salida es una nada más. Porque marcharse a veces no es falta de amor, sino todo lo contrario. Porque a veces hacer lo correcto nos obliga a soltar. Porque cuando una persona no sabe lo que realmente quiere, no puede amar de verdad. No puede ofrecerte más que su propia confusión. Te ancla de dudas. Amar es querer lo mejor para el otro, aliviar sus cargas. Ser consiente que si no puedes quitarle el peso de encima del compromiso que un día adquirió, no queda más que romper lo que los une y aliviar sus cargas. No conozco otra forma de amar que no sea basada en la honestidad, la bondad, el respeto.

Me convertiste en fuego, incineraste mi alma.

Y con el dolor de mi ser cuando supe que tenía que alejarme tuve que quemarte.

No había otra forma de soltar de dejar ir de verdad, sino era diciendo la verdad.

Así no habrán más va y ven.

Ya no habrá dudas ni vueltas atrás.

Así cuando peses la balanza ya no te llevarás el amor que decías tenerme junto con el miedo al lado contrario.

Ya no te llevarás o traerás las mentiras que tan culpables nos hicieron.

Con el corazón ardiendo de amor te libere, nos liberamos.

Vamos a recoger los escombros y empezar de cero el camino, esta vez reconociendo en realidad lo que nos llevamos dentro.

Aceptando quiénes somos, y reconociendo la realidad de la situación.

Por mucho que trate de apagar el incendio de emociones que tú mismo creaste no pude.

Le tuve miedo a la oscuridad en la cual me condenaste a ser solo la sombra en tu vida.

Y en un destello de luz decidí escaparme, aceptar la verdad y marcharme.

Encendiste demasiadas luces y me hiciste corto circuito.

Perdóname, por armarme de verdad y salvarnos, liberarnos. La verdad a veces hiere, pero siempre purifica. Verás que con el tiempo comprenderás que fue lo mejor.

Me voy pero te llevo abrazado en el alma…

Sola y a la deriva siento que respiro pero por dentro estoy muriendo.

Nunca supe como detenerme cuando se trató de amarte. Te di todo de mi y nunca lo valoraste.

En los momentos que más te necesite siempre me abandonaste.

No puedo entender esta forma absurda de querer.

Me lastimas una y otra vez y no logro arrancarte de mi ser.

Dicen que es tóxico que me tengo que amar, que estoy ciega y que no puedo ver que tú solo juegas a querer.

La vida me trae en círculos de un va y ven. Cada vez que te vas me dejas más rota, cada vez que regresas me anestesio el dolor con el rose de tu piel.

Quiero dejar de ser la mentira que somos, quiero dejar de ser la sombra en tu vida.

Quiero apagar la llama de este amor que solo me quema el alma.

Amarte es vivir con el teléfono en mano esperando esa vibración que hace que me vibre el alma.

Es muchas veces no poder dormir extrañándote tanto.

Amarte ha sido siempre un tormento.

Ha sido caminar a ciegas, sin saber en qué momento vas a soltarme.

Es saber que mi amor está sentenciado al fracaso.

Amarte a sido mi peor condena, me olvide de mi por darte todo a ti, y sentir que nada era suficiente.

Amarte fue la peor forma de descubrir que antes de amar a alguien más debo amarme mucho más a mi misma.