Vuelos sin mariposas

Llevo tantos vuelos

325 para ser exacta

Y no me saben a nada

Porque ninguno llega a ti.

Se acabaron las mariposas

La vida no es justa

Quisiera amar a quien me ama

Pero este terco corazón te sigue eligiendo a ti.

Mi mayor tristeza es ver la alegría,

La ilusión de quien me espera

Y no sentir igual.

A veces lo veo y veo mi reflejo

De cuando era yo la ilusa ilusionada

Por eso me cuesta aceptar su amor

Porque no quiero romperlo

Así como tu lo hiciste conmigo.

No quiero que pague algo que no debe.

Me niego a ser como tu

Y destruir a alguien que solo me

Ha dado cosas buenas.

Interminable

Quise terminar este dolor

Caminar lo más lejos posible

Abandonar el nosotros

Que creo que fue siempre más un yo-yo

Pero no acaba el acoso de las personas

Que nos hicieron tanto daño

Y quisiera escribirte decirte haz algo

Que no puedo más.

Quiero seguir mi vida y olvidarme

Que existe tanta maldad

Y se que no es verdad lo que dicen,

Pero me roban mi paz.

Quisiera gritarte a la cara se valiente por una vez

Haz algo por mi, por una vez

Enfréntalos y acaba con este acoso.

Historia

Somos una historia tragica

Llena de capítulos tristes.

Se acabó casi la tinta y aun no se escribe

Un final feliz

Antes que deje de pintar

Quiero escribir uno especial para ti

si tú final feliz no es en mis brazos…

Que haya donde te abracen

Seas feliz que si tú lo eres yo lo estaré por ti.

Te deseó

Quiero que rompamos los kilómetros que les gusta vernos lejos. Esta noche quiero proclamarme fuego, ese en el que amas arder. Vamos a juntarnos y que tus labios en mis pechos marquen el comienzo de la trayectoria que abre el paraíso entre mis piernas. Ven vamos a recorrernos, quiero que te profundices poco a poco en mi cuerpo. Explora despacio todas esas zonas erógenas que mientras las descubres hacen que me enamore un poco más. Así quiero que sigas haciendo que desee las huellas de tu cuerpo sobre el mío. Hasta que en un súbito escalofrío y un gemido se contraigan todo nuestro cuerpo mientras te apretó fuerte para que no te salgas y al acabar la faena te quedes allí agotado con tu cuerpo sobre el mío. Con el corazón a mil y las ganas de volver a comenzar otra vez.

Entre nosotros

No es la distancia el abismo entre tú y yo. No es el tiempo el que separa nuestro futuro. Ni son los cuerpos con los que en un pasado elegimos curar nuestras soledades lo que se oponen a un nosotros sin excusas. Lo que nos separa somos nosotros, tú y yo. Nuestros miedos a intentarlo de verdad. Quizá por temor a perder lo que ayer construimos con tanto esfuerzo. Yo salte al vacío en un paso de fe, y un paracaídas de esperanza. Y me he quedado al fondo viéndote de lejos sin saber que hacer. No, no nos separa las circunstancias nos separan la falta de decisión. A ti el quedarte allí a la orilla sin saber si saltar hacia a mi, o regresar a tu camino. Y a mi el seguir hundida en este vacío y no buscar un camino nuevo con la esperanza de que un día me caigas del cielo y aterrices en mis brazos, y seas la lluvia que acabe esta sequía de necesitarte tanto. Si, no son las circunstancias ni las personas lo qué hay entre tú y yo, somos nosotros incapaces de amar de verdad o dejarnos ir para siempre.