Tú amor es la guerra que me llena de paz…

Tú y yo somos energía recurrente. No existe mayor magia que cuando tú alma y la mía se juntan. Somos carne, somos luz, somos un solo latir. cuando tu boca se acerca a la mía y te respiro eres vida. Si, vida de mi vida. Estar contigo es poder ser, crear, soñar. Tocarte es trazar las coordenadas al tesoro más valioso que en el mundo encontré. Besarte es dejarte abrir la caja de Pandora que son mis instintos. Es entregarme a ti muriendo de ganas porque nunca me sueltes. Porque al tenerte tan dentro te siento tan mío. Solo mío! Hacer el amor contigo siendo prohibido es desatar una guerra sintiéndome tan en paz conmigo. Porque en medio del caos, los obstáculos y la guerra que se desata. Mi mejor escudo es el amor y mi única arma es la verdad.

Dangsin

Tu,

tu sonrisa contagiosa, con tu talento creativo siempre pintas mis días grises, con un arcoíris brillante de alegría. Tan callado y perceptivo.

Tu,

que me miras y me descubres, me deshojas el alma con tus miradas.

Tu,

Que llegaste tan misterioso y tímido.

Tu,

mi rueda de la fortuna que siempre gira a mi favor.

Tu,

que detienes el tiempo para que no pase tan rápido cuando compartimos historias.

Tu,

que me comprendes sin tener que explicarme.

Tu,

que con cada copa que vaciamos de vino me llenas la vida.

Tú,

ese algo que no se como nombrarlo, pero que se siente tan intenso.

Tú,

mi verbo, me adjetivo, mi sustantivo.

Tú,

que conoces el lugar donde mi corazón se parte y haces malabares para no pisar donde duele.

Tú,

al que le confesé mi mayor error, y me proclamaste aún más humana.

Tú,

que haz ido conociendo mis defectos y te sigo pareciendo perfecta.

Tu,

que me haz abrazado fuerte cuando sentía que la vida se me partía en mil pedazos.

Tú,

siempre tú! mi ángel guardián, mi confidente fiel. Tu,

que te encanta armar este complejo rompecabezas que soy.

Si, tú.

A ti te extrañaría aunque no te hubiera conocido, porque en cualquier época o momento que estás presente te conviertes en eso que necesito.

Tú,

que me miras aún cuando cierro mis ojos.

Tú,

que te quedas aún cuando te digo que te quiero, y tomo la dirección opuesta.

Tú,

que me quieres un lunes y jamás te olvidas de mi los viernes.

Tú,

que te empeñas en habitar cada rincón inhóspito de mi ser.

Tú,

mi caballero elegante revestido de paciencia, con tu espada de verdad y tu escudo de amor. Nunca te alejes, porque en tus ojos encuentro mi valor. Me haz enseñado a verme como me vez tú. Y por primera vez me siento suficiente, Completa.

Tu

por siempre mi amigo confidente mi alma gemela que nunca será mi amante pero siempre mi hermano.